lunes, 19 de enero de 2009

Hábitos extraños



Con algo de retraso, respondo al juego propuesto por el gran Güilloboy. Cinco extraños hábitos que tengo:

1. En los restaurantes siempre me siento de cara a la puerta de entrada. Si por cualquier cosa me veo obligado a sentarme de espaldas, me pongo nervioso y de mal humor. Lo peor de esta manía es que hace dos años descubrí que a mi padre le pasa exactamente igual, y nunca nos lo habíamos contado. La neurosis está en los genes.

2. Siempre leo varios libros a la vez. Esto es normal, supongo, aunque yo tengo la mala costumbre de ir dejándolos todos por cualquier parte: la cocina, el cuarto de baño, debajo del asiento del coche... Todo pasa mientras me agacho a coger los libros que caen de mis bolsillos.

3. Tomo la coca-cola con mucho hielo. Me gusta aguada. Esto me convierte en un ser humano despreciable, lo sé.

4. Éste es un hábito viejo, que enfurece a Marta y que ha propiciado abundantes bromas sobre mi persona y mi sex appeal: siempre duermo con calcetines, incluso en agosto. Puedo prescindir del pijama, no de los calcetines.

5. Ya no escucho música cuando escribo. Antes sí, siempre, ponía Kind of Blue, por ejemplo, e intentaba apropiarme de su ritmo. Imitaba la bobalicona imagen del escritor bohemio, fumando y escuchando jazz mientras teclea. Ahora nada, silencio absoluto. Necesito mi propio ritmo, supongo.

Se supone que debo designar a cinco bloggers más para que sigan el juego, pero no me gusta mucho dar órdenes, así que si a alguien de entre mis fieles lectores le parece divertido y le apetece, espero que se sienta libre de publicar su cinco hábitos extraños, en comentarios o en su blog. Yo desde luego me lo he pasado pipa redactándolos.

5 comentarios:

re dijo...

Algunos mios:
1. Cuando apago la luz antes de ir a dormir la vuelvo a encender y a apagar.
2.Siempre duermo escuchando música, y no es precisamente de relajación. Ayer puse a Joy Division, hace dos noches a Jesus & Mary Chain...da igual el estilo.
3.Nunca me bebo la taza de café al completo, es necesario dejar un dedo o dos sin beber.
4. Jamás mezclo comida, por ejemplo, la leche de un cartón con la de otro cartón, aunque sean de la misma marca.
5. Antes de dormir siempre digo la palabra "Zeta". El porqué es una historia muy larga, quizá en otra ocasión.

Irene dijo...

A ver, creo que más que hábitos extraños, tengo manías de loca:
1. Cuando pongo el despertador compruebo la hora a la que lo he puesto, si está preparado para sonar y la hora exacta que es en el momento que lo estoy haciendo...
2. Algo consecuencia de lo anterior, con despertador o sin, es que calculo las horas de sueño que voy a tener.
3. Si estoy leyendo y me "atasco" en una palabra o frase, la repito hasta que sale perfecta, o simplemente hasta que me aburro.
4. Cuando entro al garaje con el coche, bajo las ventanillas y aparco cantando con la música bien alta.
5. Cada vez que entro al baño, pongo el calefactor, aunque sea para cepillarme los dientes.

Morrison dijo...

A ver.....

1: Jamás pongo el despertador en horas acabadas en 0 o 5, es decir, si por ejemplo tengo que levantarme a las 8:30, lo pongo a las 8:33, a las 8:29...

2.- Una muy extendida, Empiezo el periódico y la mayoría de revistas por el final.

3.- Si no he hecho la cama por la mañana, la hago justo antes de acostarme

4.- Esta la hago sólamente en mi casa de Murcia: Lo primero que hago al llegar es mirarme al espejo, simplemente para comprobar que todo está en su sitio

5.- En el coche siempre llevo cds en formato mp3, con el programa RANDOM (pistas aleatorias)

Una sexta de regalo. No puedo beber alcohol en ninguna de sus formas, lo detesto EXCEPTO: chupitos. Especialmente de Vodka o Ginebra.

Con respecto a la coca cola me gusta en vasos muy grandes y con mucho hielo. Y siempre normal, nunca light ni zero.

Guilloböy dijo...

Jajajaja, ha sido muy divertido.

Gracias por seguirme el rollo!

Desde Guillolandia, saludos a todos!

JLG dijo...

Gracias a todos por participar. Y a Güilloboy por la buena idea, ha valido la pena.

Irene, leyendo tu comentario he recordado que ya tuvimos una conversación sobre esto hace como un millón de años, una madrugada en Granada. Y me ha entrado la melancolía, claro.

Antonio, comparto la manía del despertador, pero siempre para dormir más tiempo: es decir, nunca pongo las 6:59, sino las 7:01. Lo del alcohol es una cosa que creí se curaría viviendo entre una raza de borrachos ancestrales como la irlandesa.

Re, sólo con lo de la luz mereces el título de Campeón de Hábitos Extraños. Pero es que lo de The Jesus & Mary Chain para dormir explica muchas cosas: has destrozado a base de ruido el hemisferio izquierdo de tu cerebro.

Un abrazote a todos.